domingo, 14 de junio de 2009

Las congregaciones que evangelizaron el Perú

Con este ensayo vamos a argumentar cuáles fueron las primeras congregaciones u ordenes religiosas en general que comenzaron a evangelizar Sudamérica, por lo tanto el Perú.

La evangelización comienza en la época de la conquista española sobre el Perú, con los conquistadores: Francisco Pizarro, Diego Almagro, Hernando de Luque, que lograron dominar Sudamérica.

Antes de pasar con el tema principal definiremos el concepto de una orden o congregación religiosa en general. Para la iglesia Católica, es un Instituto religioso aprobado para ser una hermandad de fieles de una misma tradición religiosa cuyos miembros emiten votos, por ejemplos: castidad, humildad, obediencia, etc.Estas congregaciones tienen en especial un carisma diferente, y carisma lo entendemos como un don dado por el Espíritu Santo a un creyente para edificar espiritualmente a una comunidad cristiana, en este caso a una congregación.


Ya explicado que es una congregación, vamos a informar cuáles fueron las primeras congregaciones que llegaron e influyeron en la sociedad peruana:
Los Dominicos, más conocidos como la Orden de Predicadores, fueron los primeros en llegar y desarrollar la labor de la evangelización de América, en especial en el Perú, porque al llegar casi con los españoles, les dieron el tercer solar de Lima. Su trabajo allí fue muy importante y en los anales de la historia se tiene en especial consideración a fray Bartolomé de las casas, Fray Pedro de Córdoba y san Luis Beltrán por su labor en la defensa de los derechos de los indígenas americanos. En América, los Dominicos también intervinieron en la educación de la población criolla, a través de la fundación de centros universitarios y en la propagación de prácticas y devociones que aún hoy están presentes entre la población católica, como la devoción a la Virgen María a través del rezo del rosario.

El carisma de los frailes predicadores se pude sintetizar en estos dos puntos:La contemplación y la misión. En la contemplación, ejercen una doble dirección, sea el estudio de la verdad que lo definen como: Dios es la luz y fuente del estudio del fraile dominico que esta abierto a todos los problemas contemporáneos. Y la otra dirección es la liturgia y la oración privada. Ambas formas de contemplación preparan al fraile a la misión fundacional que es la predicación del evangelio para la salvación de todos los hombres. El otro punto de su carisma es la misión, que lo definen como la entrega a la evangelización total de la palabra de Dios para realizarla conforme a su espíritu dominico; una de sus principales misiones es la catequesis en un mundo descristianizado y la evangelización en diversas culturas; por eso son los principales evangelizadores del Perú. Su fundador es Santo Domingo de Guzmán, que nació en Caleruega (España) alrededor del año 1170. Su milagro representativo fue recibir de la virgen el Santo Rosario, por eso enseñaron a rezarlo a los indígenas peruanos en América.

La siguiente orden religiosa que llegó al Perú fue la de los franciscanos, un poco después de la muerte de Atahualpa, aunque fue en Quito, que para ese tiempo pertenecía al Perú, en el año 1533 donde se construyo el primer convento. El primer franciscano que piso tierras peruanas fue fray marcos de Niza, y poco después llegó el padre Jodocko Ricke nombrado custodio para el Perú, esto es argumento para afirmar que dedicaron grandes esfuerzos en la evangelización de los indígenas y también a enseñar técnicas de agricultura. En Lima recién se construyó el segundo convento de la orden. Hacia 1548, los franciscanos también estaban en Trujillo y en Cuzco, esto originó una serie de iniciativas orientadas a inculcar la fe cristiana en los pueblos aborígenes, entre estos intentos se destaca la obra de fray Luis Jerónimo de Oré, autor del símbolo católico indiano 1588, que incluye también una gramática en quechua y en el aymara y una descripción geográfica del Perú. El carisma de los franciscanos se basa en general en la alegría, el servicio especialmente a los más pobres y el amor a Dios, a su creación y a los humanos. Los franciscanos tienen presencia en la Organización de las Naciones Unidas y vigilan constantemente a través del estudio el respeto a la hermana naturaleza.

La tercera orden mendicante que llegó al Perú para participar en la evangelización del Perú fue la orden Mercedaria que arribó al virreinato peruano en el año 1534, sin embargo el número de miembros de la orden no fue igual en comparación de las otras órdenes religiosas ya que eran menos. Su carácter misionero hizo que la orden Mercedaria llegara a evangelizar hasta en la sierra en busca de los indios. Unos de sus representantes fue el mercedario fray Martín de Murúa, cronista que hizo una recopilación de la historia del Tahuantinsuyo y también fue autor de una crónica llamada “Origen y Descendencia de los Incas”; y otro representante mercedario es fray Diego de Porres porque fue un misionero que enseñaba la fe católica usando instrumentos nativos como el quipu. El carisma de los mercedarios es algo complejo y se puede definir en que es una orden dedicada a atender y liberar a las personas cautivas de algún modo y que están sufriendo. Los mercedarios pronunciaban cuatro votos: obediencia, castidad, pobreza, y como cuarto “estar dispuestos a entregarse como rehenes y dar la vida, si fuese necesario, por el cautivo en peligro de perder su fe”. Muchos eran, por entonces, los cristianos que eran capturados y vendidos como esclavos hasta que desapareció la piratería. Los mercedarios cumplieron fielmente el cuarto voto porque en la historia está que tuvieron más de 300 mártires. Antes de que llegaran a América se dedicaban a liberar cristianos de los sarracenos, llegando a dar la vida por ellos cuando como parte de pago se intercambiaban para liberarlos, y los torturaban e incluso los mataban si no llegaba el dinero del rescate. Por eso hay muchos mártires como: San Serapio, San Pedro Armengol, San Ramón Nonato, etc.
Pero tras la abolición de la esclavitud en 1812, la orden pasó a ser una orden misionera y caritativa, como se ve en América.

Otra orden que llegó después de los mercedarios es La Compañía de Jesús, es una orden religiosa, fundada por San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier y otros cinco compañeros en 1534, en París.
Los llamados jesuitas porque así se les conoce, trabajan por la evangelización del mundo, en defensa de la fe y en permanente diálogo cultural e interreligioso. La finalidad de esta Compañía es «la perfección cristiana, propia y ajena, para gloria y servicio de Dios».
Y por lo tanto su carisma se caracteriza, por el deseo expresado por San Ignacio de «buscar y encontrar a Dios en todas las cosas». Esto significa que es una espiritualidad vinculada a la vida, que invita a los que la siguen a levantar la mirada hacia la globalidad, pero aterrizando en lo concreto y lo cercano.

En conclusión, al ser los dominicos los primeros religiosos en pisar suelo americano y comenzar con la labor evangelizadora del Perú, seguido por muy pocos años por los Franciscanos y Mercedarios, que también tuvieron un protagonismo muy importante en este aspecto. Se puede afirmar que esas congregaciones religiosas fueron las primeras en evangelizar el Perú, por lo tanto en dar el gran paso de una Sudamérica católica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada